Del miedo a la confianza

En una relación personal o de trabajo cuando se da una conducta reprobable en cualquiera de sus miembros, seguramente detrás ocultamos un miedo a perder, a no tener, a no poder cumplir, a no ser suficiente, a no saber decir o pedir lo que necesitamos o queremos, lo que evidentemente nos dificulta el acercamiento con la gente, la comunicación y por supuesto la toma de decisiones funcionales.


Es probable que no se abran a la discusión de manera honesta, ni se establezcan reglas y acuerdos claros, que se dificulte la conducción de las juntas, la entrega de reportes y la resolución de conflictos, afectando directamente el desempeño general del equipo.


Estos miedos son parte de nuestra naturaleza, nos permite sobrevivir ante diferentes estímulos, sin embargo, nos pueden limitar, trabar o hacer que nos quedemos en nuestra zona de confort, en lo seguro que callemos dejemos de ser transparentes, evitando que avancemos y decidamos de forma funcional, así como atrevernos a hacer cosas nuevas.


Ante nuestros miedos lo más importante es reconocerlos, para poderlos enfrentar y así tomar decisiones más valiosas. Aprender a conquistar nuestros miedos es crecer y poder ser uno mismo en confianza para decidir lo mejor para nosotros con trasparencia apertura sinónimo de libertad, sabiduría para discernir frente a lo que se nos presente.

“Una persona se conquista a si misma cundo gobierna sus miedos”


En un ambiente de confianza se dicen abiertamente las cosas, “La salud de la convivencia es directamente proporcional a decir lo que nos pasa” decir las cosas como son de forma madura sin miedo a decir por enfrentar, por culpar, por herir, comunicar es Cre-ser fortalecer nuestro ser.


Permítenos fortalecer la confianza en tu equipo de trabajo, www.coscatl.com

Posts más vistos