¿Preguntar o no preguntar?


Una de las herramientas más importantes y poderosas que tenemos es fortalecer la habilidad de preguntar, preguntas que te hagan pensar, moverte de lugar y cuestionarte donde estas y donde te quieres ver.

Lo anterior te permite ayudar a las personas que te rodean, a cuestionarse, generando en ellas la consciencia de reconocer donde se encuentran y fortalecer una actitud de cambio, es la forma de dar inicio a un cambio sustancial y permanente.

La recomendación es hacer una pregunta abierta poderosa que permita a la persona profundizar e identificar diferentes caminos, explorar todas las opciones en sus manos, sondear todas las alternativas no vistas, sin generar en ningún momento un juicio o critica.

No temas preguntar cosas locas e irracionales recuerda que no hay preguntas erróneas, como no hay respuestas erróneas, es abrirnos a la posibilidad de la creatividad y ver las cosas como nunca antes las habíamos visto.

Las recomendaciones más funcionales son: mantenernos enfocados, saber guardar silencio tras una pregunta sin esperar respuestas rápidas, ser concretos, hacer propia las respuestas adueñarse de ellas y reconocer los avances.

Realiza preguntas sin temor.


Posts más vistos