Cómo enfrentar heridas y perdidas

Cuando me siento mal ante una pérdida o herida, seguramente es porque estoy frente a algo de lo que estoy incomodo o inseguro, esto es una expresión vaga y amplia con la que normalmente representa toda clase de sentimientos disfuncionales por evitar admitir mi VULNERABILIDAD, adoptando posiciones como “a mí, nada me pasa” es como si no te importa el mundo, la gente ni su entorno.

Aceptar mi vulnerabilidad es admitir que puedo perder o ser herido en alguna ocasión, al sentirme herido por algo es importante escuchar esa señal de que algo me es importante, sentimiento que me da MAS información de como estoy. Cuando expreso un sentimiento de origen doloroso con enojo, ira y agresión, en lugar de darme la oportunidad de SENTIR ese dolor o enojo actuando de manera consciente, que me permita dar frente de forma funcional.


Con lo anterior, requiero de estar abierto al momento a la realidad, significa reconocerme que soy vulnerable, saber que me pueden herir, mi tarea es buscar ambientes que me sumen desde un amor incondicional, poniendo atención a las causas y su origen, a mis necesidades, reconociendo mi fuerza interior para encarar lo que venga, con la confianza de que lo puedo solucionar, generando un cambio de actitud a aceptar mi inseguridad sin intentar ocultarla.


Es importante estar al pendiente de mis sentimientos escondidos, abriéndome en ambientes amable que me permitan CRECER.


Danos la oportunidad de generar ambientes de crecimiento en tu organización, visita www.coscatl.com

Posts más vistos