Psicología personal, pobreza y desempeño laboral

"La pobreza consiste en sentirse pobre."- Ralph Waldo Emerson (1803-1882)

¿Cómo afecta la psicología personal en el desempeño laboral?

Estamos acostumbrados a entender la pobreza como un problema económico, que le atañe al gobierno y que presenta una serie de problemáticas que giran específicamente en la carencia de bienes materiales, educación y trabajo. Sin embargo, hemos pasado por alto que la pobreza es una problemática social, con rasgos psicológicos específicos y con una cultura compartida por el grupo de personas en cuestión.

Esta cultura presenta ciertas conductas, pensamientos y estrategias para afrontar la vida que son transmitidas de generación en generación. Existen diversas investigaciones sobre el tema, encontrando principalmente que al crecer en condiciones de pobreza, las personas desarrollan una actitud pasiva ante la resolución de sus problemas, igualmente se muestran desesperanzados ante el futuro, presentan un locus de control externo, esto es, que le atribuyen el éxito o el salir adelante a factores externos como otras personas, el gobierno e inclusive Dios, en lugar de recurrir a sus recursos internos como autoestima, amistades, comunicación y cualidades o fortalezas personales.

Dos factores psicológicos importantes a considerar, son los altos niveles de depresión y la baja autoestima, esto es principalmente porque en el desarrollo la persona experimenta altos niveles de estrés, provocada por carencias económicas e inclusive afectivas, altos niveles de violencia, escasa comunicación, abuso de sustancias en familiares, así como abusos y explotación por parte de familiares u otras personas, además de déficits alimenticios que afectan en su desarrollo así como el hacinamiento.

En México podemos observar las manifestaciones de ésta problemática principalmente ante los altos índices de deserción escolar, personas con muchas ocupaciones pero poca o nada especialización laboral, altos índices de rotación en empleados o trabajadores operativos, madres solteras abandonadas, altos niveles de alcoholismo, y sobre todo, una desmotivación generalizada hacia el trabajo.

¿Y todo esto como influye en el desempeño laboral?

Principalmente en cuestiones como el ausentismo, provocado por problemas personales, relaciones negativas entre compañeros y con supervisores que afectan el trabajo en equipo, la existencia de chismes y malentendidos, desmotivación y actitud negativa ante el trabajo, clima laboral negativo y una falta de compromiso del trabajador con su organización.

Como podemos ver, la relación que existe entre pobreza, psicología y desempeño laboral es clara e importante, sobre todo al considerar que la insatisfacción de las necesidades de seguridad, emocionales y afectivas de la persona humana repercute directamente en su autoestima, motivación, orientación vocacional, comunicación, asertividad y esto a su vez, en su desempeño y desenvolvimiento dentro de su lugar de trabajo.

Fuente: Lic. Psicología. Fabiola Cuevas. Programas RSE - Creese Coscatl - Desarrollo Organizacional.